Claridad y dificultad – Rubén Fornell

Acompañar a personas en sus procesos personales es un viaje a través de intenciones, términos, creencias, valores, partes que emergen desde la consciencia y partes que asoman desde la inconsciencia. Al igual, así es evolucionar.

Dos de las confusiones más habituales que me encuentro en la toma de decisiones, cuando ha llegado el momento de dejar una relación, cambiar de vida o elegir otro rumbo, sucede entre la claridad y dificultad. Como muchos cambios conllevan una complejidad, el dolor de algunas personas o el riesgo de algunas situaciones. Solemos teñir de dudoso lo que es difícil, en un acto inconsciente de protegernos ante aquello para lo que aún no sentimos todos los recursos.

Aceptemos que es común movernos por dos patrones: el patrón de acercamiento nos hace sentir una conexión, ganas o motivación por algo o alguien nuevo. El de alejamiento, nos apaga emociones y sensaciones que sí teníamos antes.

En multitud de ocasiones, lo primero que sentimos es una intuición del tipo “tengo que dejar esto” o “no puedo seguir así” o, ante una pareja algo como “es que ya no siento lo mismo”. Cuando eso ha llegado hasta la parte más consciente y racional, es que ya lleva tiempo pululando por nuestro interior.

Por ejemplo, cuando una persona llega hasta mí diciéndome que no tiene claro lo que siente y que se plantea dejar una relación, ya ha hecho docenas de “prueba-error” en su sexualidad en la que no ha sentido lo que quería, en el contacto diario en el que no encuentra la conexión que desea, se han apagado sus intenciones de proyectos conjuntos y, en muchos casos, incluso le aterra la idea de seguir dando pasos en la relación como casarse, tener un hijo o embarcarse en la compra de una casa. Es decir, tiene muchos elementos de claridad.

Claro que hay personas para las que la decisión es una real duda sin más peso hacia ningún lado, pero estos años me han hecho ver con perspectiva que, especialmente, las personas estamos en la confusión de estos dos términos.

De hecho, las grandes decisiones no son una “decisión” desde un punto de vista racional, comprensivo y argumentado, sino una sensación tan fuerte y profunda que, ante ella, solo tenemos la opción en nuestra vida de crear una coherencia contextual; no nos podemos negar.

 

Rubén Fornell

C/Historiador Clapés, 12 – Santa Eulalia del Río
667 469 038 ·

www.rubenfornell.com
IG @RUBENFORNELL

 

Compartir en:
4 1 vote
Valoración
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario
Si continúas navegando aceptas su uso y nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies